Revestimientos antihumedad para paredes

Los revestimientos antihumedad para paredes ayudan a crear un ambiente acogedor y libre de la indeseable (y para nada saludable) humedad; se pueden instalar en paredes y techos, son impermeables y están fabricadas en pladur o en cemento.

Vienen en forma de placas lisas o decoradas de fino espesor, resistentes al agua, muy versátiles con diferentes gamas de colores y diseños que se pueden aplicar en todos los ambientes problemáticos de una casa.

Revestimientos antihumedad para paredes

Los revestimientos antihumedad se pegan en las paredes y eliminan el problema mediante un proceso de microevaporacion controlada. Este sistema protege las paredes y los techos al obstaculizar el paso del agua.

Las placas antihumedad de cemento, contienen una mezcla de cemento Portland y fibras que garantizan la impermeabilidad necesaria, e incluso permiten la evaporación del agua para eliminar posibles olores.

Este sistema puede usarse tanto en el interior como en el exterior de una casa. Las que son para exteriores pueden resistir los efectos de las agresiones externas, mientras que las de interiores son tan delgadas que prácticamente no reducen el espacio y muchas de ellas no necesitan de una estructura metálica y se pueden pintar o recubrir.

El beneficio de estas placas de revestimiento antihumedad es que no permiten que se formen manchas, hongos o moho, pero es esencial destacar que hay que tener cuidado al sellar las juntas entre planchas, porque si no se lo hace bien, la humedad y la condensación pueden filtrarse por estas ranuras.

La forma de instalación es sencilla, se la hace en seco e incluso se las puede colocar durante las obras o aprovechar una reforma. Las placas antihumedad se aplican de la misma forma que las planchas de revestimiento convencionales, se atornillan a la pared y los bordes se unen con un pegamento especial resistente a la humedad.

A la hora de pintar o empapelar, lo ideal es utilizar siempre productos antimoho o antihumedad porque no tapan los poros del material, y de esta forma las paredes pueden transpirar.

Si hay que recubrirlas, primero se coloca sobre las placas una capa de imprimación para que puedan adherirse mejor las piezas de cerámica y cuando se emplean azulejos y baldosas, hay que usar un pegamento que sea compatible con las placas y la humedad.